Es el elemento de transición entre el carril y la traviesa, encargado de aminorar los efectos dinámicos del carril hacia la traviesa, mediante la amortiguación de los impactos en el sentido vertical hacia abajo y de las cargas y vibraciones inducidas por el paso de los trenes.

En función de las características del caucho utilizado en el proceso de inyección de estas piezas, se obtienen las diferentes elasticidades requeridas por las administraciones ferroviarias y que pueden oscilar entre los 60 kN/mm y  >300 kN/mm; dependiendo del nivel de atenuación de ruidos y vibraciones a conseguir.

Aportan, además, el aislamiento eléctrico de ambos carriles y contribuyen a evitar el  deslizamiento longitudinal del carril.

Las placas de asiento bajo carril  son elementos que trabajan a la intemperie y que, además de las agresiones ambientales, características del lugar donde estén instaladas, están, y debido al paso de los trenes, permanentemente soportando esfuerzos estáticos y dinámicos.

Para asegurar la buena calidad de los productos instalados en las redes ferroviarias, existen una serie de normas europeas, que indican los exigentes ensayos que éstos deben pasar.

Las piezas inyectadas por Junta3, cumplen los estándares europeos aplicados a las placas de asiento bajo carril.

This post is also available in: Inglés Francés Alemán