Son elementos que se integran, gracias a su diseño, en la parte inferior de las traviesas del ferrocarril, en el momento de su fabricación.

El objetivo principal es el de minimizar el desmenuzamiento del balasto y el hormigón de las traviesas, además de aportar al sistema una reducción de ruidos y vibraciones.

El contacto directo del balasto con el hormigón,  produce un deterioro constante de la traviesa. El uso de las suelas bajo traviesa, reduce esta erosión de los áridos de la traviesa, ya que aumenta la superficie de contacto de la traviesa, con las piedras del balasto, sobre las que se apoya.

Su uso reduce los costes de mantenimiento, característicos de una vía de ferrocarril sobre balasto.

Para asegurar la buena calidad de los productos instalados en las redes ferroviarias, existen una serie de normas europeas, que indican los exigentes ensayos que éstos deben pasar.

Las piezas inyectadas por Junta3, en caucho natural, cumplen los estándares europeos aplicados a este tipo de productos.

This post is also available in: Inglés Francés Alemán